Todos los traumatismos dentales deben ser considerados como una urgencia y se debe acudir al dentista. La causa más común son las caídas, seguido de actividades deportivas, y son más habituales entre los 8 y 12 años.

Existen diferentes tipos de traumatismos dentales:

  • Luxación: un golpe que desplaza al diente de su alveolo y suele presentar cierta movilidad
  • Fractura de un trozo de diente de mayor o menos tamaño. En ocasiones la pulpa se ve afectada.
  • Un golpe fuerte que expulsa completamente el diente de su alveolo (alvusión) o lo clava en el alveolo (intrusión). Por el propio traumatismo también puede haber daños en la lengua y en el labio.

El tratamiento definitivo dependerá de la gravedad de la fractura y puede incluir desde la colocación de una corona, la extrusión ortodóncica, la extrusión quirúrgica o hasta la extracción del diente afectado.

Síguenos en nuestras redes sociales para estar al día de todo lo relacionado con el mundo de la odontología.