Las bolsas periodontales son huecos que se forman entre la encía y el diente como consecuencia de una periodontitis avanzada. Pueden ser de diferentes tamaños y llegar a ser muy peligrosas, ya que pueden provocar la pérdida de la pieza si no se aborda correctamente.

La periodontitis avanzada es el segundo estadio de la gingivitis. Y es que, si la gingivitis no se aborda en sus primeros síntomas, el avance de las bacterias va destruyendo progresivamente el tejido gingival llegando a desarrollar periodontitis. En este estadio, las técnicas de higiene en casa no son suficiente para evitar el avance de la enfermedad.

Los más peligroso de las bolsas periodontales profundas es que atacan directamente al periodonto, es decir, a los tejidos de soporte de los dientes: encía, ligamento periodontal, cemento y hueso alveolar. La función de estos tejidos es proteger la raíz periapical  y  asegurar una adecuada sujeción de los dientes.

Si las partes del periodonto desaparecen, el diente queda desprotegido, siendo vulnerable a las caries. Además, la perdida del tejido hace que la pieza termine cayéndose.

¿Cómo tratar las bolsas periodontales?

La forma más efectiva de detener el avance de las bolsas gingivales y recuperar la salud bucodental es realizar un tratamiento periodontal completo. Un proceso con el que eliminamos cualquier rastro de sarro subgingival y de bacterias para sanear por completo la encía y dientes.

Si el surco periodontal tiene una gran cantidad de bacterias y se ha desarrollado infección, se necesitarán antibióticos.

Cuidar la higiene en casa es muy importante para evitar desarrollar esta enfermedad. No obstante, una vez desarrollada, las técnicas caseras no son suficientes, por lo que se debe acudir a un dentista especializado en periodoncia.

Las bolsas periodontales son muy peligrosas para la salud dental ¡No las descuides! Pide cita; te devolveremos la salud de tus encías.