Cuando un diente presenta caries, el dentista, dependiendo del tipo de lesión y de su extensión, procederá a retirar la parte dañada y a realizar el tratamiento más adecuado en cada caso. Existen varias opciones para el tratamiento de las caries, pero la más habitual es la restauración (empaste)

La restauración

Te explicamos paso a paso en que consiste la realización de la restauración (empaste) uno de los tratamientos dentales más comunes.

  • Diagnóstico: El diente presenta una cavidad que ha destruido parte de su estructura debido a una caries
  • Anestesia: Se procede a anestesiar el diente que se va a tratar
  • Eliminación de caries: Tras la anestesia de la zona, el tejido dañado es retirado mediante instrumental rotatorio refrigerado por agua para no dañar la pulpa del diente.
  • Colocación del material: A continuación, se va rellenando la cavidad con material de restauración, el cual va condensándose poco a poco.
  • Acabado, pulido y comprobación: Mediante los instrumentos se va dando forma. Se finaliza puliéndola y comprobando la oclusión del paciente.

Consejos para después del tratamiento

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el efecto de la anestesia dura unas 2-3 horas y durante ese tiempo es importante no morderse para evitar heridas. Conviene no masticar nada duro ni ingerir alimentos o bebidas demasiado calientes hasta que se pase el efecto de la anestesia.