En la Clínica Mazuecos siempre intentamos hacer hincapié en la importancia de una correcta higiene dental. ¿Sabes qué es un irrigador? Tal vez hayas oído hablar de él, pero desconoces su utilidad. Toma nota: se trata de un pequeño aparato que permite la limpieza de aquellas zonas de la boca de difícil acceso.

Su funcionamiento es muy simple: su acción se basa en agua a presión. Eso sí: a la hora de utilizar uno, conviene tener en cuenta una serie de aspectos para elegir el adecuado. Toma nota.

En Internet existen infinidad de páginas sobre este tipo de producto. La web irrigadorbucal.net permite comparar las características de unos y otros para acertar en la compra. Además, ofrece una serie de motivos sobre por qué es necesario usar un irrigador dental.

Ventajas del irrigador dental

Son varias las ventajas que aporta el uso cotidiano de un aparato de limpieza con agua a presión, voy a tratar de resumirlas:

  • Están diseñados a semejanza de los irrigadores profesionales que usamos en las clínicas dentales.
  • Su uso es imprescindible en personas con ortodoncias e implantes dentales (evitan la infección por acumulación de residuos entre los dientes).
  • Al usarlo evitas la aparición de la halitosis (mal aliento).
  • Su uso cotidiano reduce drásticamente las visitas al dentista.
  • Todas las personas mayores deben tomársela de forma diaria.
  • Su uso aumenta el blanqueamiento dental de una forma natural.
  • Es junto al cepillo eléctrico de dientes el aparato recomendado por las asociaciones de odontólogos.

La mayor parte de pérdida de dientes, implantes dentales, ortodoncias y enfermedades bucales, desde niños hasta ancianos, se debe a la falta de higiene bucal: ¡que no sea éste tu caso!

Como ves, existen muchos motivos para usar este aparato. En cualquier caso, ten en cuenta que si tienes dudas sobre tu elección o sobre su modo de empleo, puedes consultarlas en tu próxima revisión al dentista. Los profesionales de la higiene bucodental son los más indicados para asesorarte sobre este asunto.