Todo tratamiento de ortodoncia tiene un proceso y una evolución hasta que se consigue el resultado final y deseado. Para ello, se producen un conjunto de movimientos dentarios, que se dividen en una serie de etapas. ¿Cuáles son las fases de la ortodoncia? Te lo explicamos a continuación

Estudio de ortodoncia

Para determinar el diagnóstico preciso y elaborar el plan de tratamiento, lo primero que se tiene que hacer es un estudio de ortodoncia.

Se evalúa el caso, se hacen las radiografías y se realizan una serie de fotografías extraorales e intraorales para analizar la simetría facial y malposiciones dentarias. También es importante que el ortodoncista disponga de una muestra de la boca.

Es fundamental que se haga una buena planificación para que la persona obtenga los resultados deseados. Tras la planificación, se elige el tipo de ortodoncia y comienza el tratamiento.

Alineación y nivelación

La siguiente fase de la ortodoncia ya es activa; comienzan los primeros movimientos dentarios. Su objetivo es modificar las discrepancias verticales y el apiñamiento. También se corrige la mordida cruzada y se traccionan los dientes que no han erupcionado.

Suele durar entre 6 y 8 meses y al finalizar las arcadas deben estar niveladas y los dientes en línea.

Corrección de la mordida y relación molar

Se corrige la oclusión o mordida, es decir, empiezan a encajar los dientes en su posición correcta. A veces es necesario utilizar elásticos.

Cierre de espacios

Una vez que todo esta colocado, se cierran los espacios que se hay entre los dientes.

Ajustes y perfeccionamiento

En esta fase de la ortodoncia se realizan pequeños ajustes para obtener una sonrisa perfecta. Se igualan las raíces, se corrigen discrepancias de línea media y el asentamiento final de la dentadura.

Retención

Al retirarse la ortodoncia, llega la etapa de retención. Utilizar los retenedores es clave para mantener los resultados deseados. Los dientes tienen memoria y pueden volver a su posición original si no se utilizan.

El ortodoncista podrá poner retenedores fijos en la arcada superior, inferior o ambas. Además, se deben utilizar unas fundas transparentes (férulas) el tiempo que se recomiende.