¿Sabías que tus dientes también pueden verse afectados por la bajada de las temperaturas? Durante la época más fría del año conviene extremar precauciones con tu salud bucodental para evitar los posibles inconvenientes que trae consigo la llegada del invierno.

En el blog de la Clínica Mazuecos encontrarás algunas recomendaciones básicas para el cuidado bucodental durante estos meses del año. ¡Toma nota!

👉 Una buena alimentación es clave

En esta época del año, la bajada de las defensas es algo muy común en muchas personas. En una etapa en la que resulta tan habitual resfriarse, conviene recordar la importancia de una dieta equilibrada. Comer de forma sana, incluyendo todo tipo de alimentos saludables y equilibrados, ayudará a tu organismo a mantenerse en el mejor estado posible. Algo que repercutirá positivamente en tu salud bucodental.

👉 Precaución con los cambios de temperatura

Pasar del frío al calor y viceversa de manera brusca puede traer consecuencias negativas para tus piezas dentales. Estas alteraciones son uno de los principales problemas de la sensibilidad dental. Así pues, es importante que el cambio no resulte demasiado rápido para evitar el perjudicial contraste en tus dientes. Ten cuidado, por ejemplo, con el consumo de alimentos excesivamente fríos o de bebidas demasiado calientes…

👉 La importancia de la hidratación

Durante el invierno muchas personas reducen su consumo de agua. Si bien es cierto que durante la época estival se necesita una mayor hidratación, en la etapa más fría del año también es importante su consumo. Asimismo, es importante extremar precauciones con los labios, no solo por estética (su buen o mal estado afecta al aspecto de tu sonrisa) sino por garantizar tu bienestar. Hidrátalos con frecuencia para evitar grita y otras molestias.

👉 A tener en cuenta

Aunque existen algunas pautas propias del invierno, también resulta imprescindible durante todo el año cuidar la higiene bucodental. Es importante no descuidar la limpieza diaria y emplear productos adecuados a tus necesidades (dentífrico, cepillo de dientes, hilo dental, enjuague…). Y, cómo no, respetar las visitas periódicas a la clínica dental…